9 de noviembre de 2021

 

La desaparición de redes nos desconcierta


Lunes. 04/10/2021, 17:40h. Dejan de funcionar los servidores de Facebook, WhatsApp e Instagram durante 6 horas, generando incomunicación y desconcierto en la sociedad, millones de pérdidas a comercios digitales y caos en las redes. No fue hasta la medianoche que empezaron a recuperar su actividad.


La caída, que afectó a 3.000 millones de personas en el mundo, NO fue causada por un ciberataque, el fallo sería producido dentro de la compañía. El desarrollo de la actividad en Facebook se realiza a través del protocolo BGP. Cuando buscamos una dirección de Facebook (o de Instagram y WhatsApp) estamos enviando una orden de búsqueda, el protocolo BGP recibe esta orden y se encarga trazar el camino más corto entre los servidores de Facebook y tu dispositivo para la información solicitada.

Si esta pieza fundamental falla y el BGP no recibe alertas, el tráfico de información se frena por completo y se genera la desconexión. Ya no se podía visualizar que colgaban nuestros conocidos en las redes, su vida, sus experiencias o incluso sus opiniones que, sin embargo, estaban almacenadas y protegidas.

Sin ir más lejos, si Facebook algún día quisiera desaparecer de Internet, esta es la forma para hacerlo, según Cloudflare.

Pero todo no acaba en un canal o plataforma, sino todo lo contrario, los usuarios buscaron soluciones y fue una gran oportunidad para sus principales competidores como Twitter, Telegram y Tik Tok que aprovecharon la situación a su favor publicando contenido con un tomo humorístico hacía las redes afectadas. De manera repentina también aumentó exponencialmente los olvidados SMS.

¿El sentimiento que tenemos que tener es de ataque? Yo no me he sentido atacada, todo lo contrario, me ha hecho entender que en mis últimos 10 años de vida me he convertido en una cibernauta, pero no han logrado entrar en mi “persona” sino en mi medio.

No debemos olvidar la importancia de saber desconectar, sentir la privacidad que se desea y tener claro que mi entorno no es tan débil como parece, sino tal como nosotros queramos que sea, bajo unos principios de humanidad, vitalidad y ¡fuera la falsa fachada!

La sensación de inseguridad es normal que aparezca en estas situaciones y si algo no quiere la empresa californiana es generar una mala imagen.

Todas las redes sociales cuentan con un elemento en común que sus usos generan controversia entre sus usuarios, los algoritmos. Estos se encargan de revisar todas nuestras búsquedas, ubicaciones... Nuestra actividad en redes. Mediante esta información estas plataformas personalizan el contenido y la publicidad que muestran a sus usuarios para ofrecer una experiencia personalizada, pero en este punto empieza la controversia del uso de los algoritmos que puede hacer sentir a las personas controladas e incómodas.

Últimamente las grandes empresas tecnológicas detectan el recelo o rechazo que los usuarios tienen por sentir ese control digital y han detectado respuestas contrarias en el usuario. El futuro de los algoritmos que han venido para quedarse pasa por un enfoque de beneficio real para los usuarios y de manera limitada, para poder ganar todos con la tecnología.

Tras el escándalo acerca de la moralidad de la plataforma, sus dudosas prácticas algorítmicas y su desplome en bolsa, ¿Qué futuro le depara al gigante azul comandado por Mark Zuckerberg?


Para más información o ayudarte en realizar actividades como esta, envía un correo a comunicacion@manatis.es o llama al teléfono 93.1135321 a la atención de Jacqueline Ruiz Caballero.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

AVATARES ONLINE: UN MEDIO MÁS Y ÚNICO, PERO LA PRESENCIA SIGUE SIENDO LA FUERZA VITAL

  Un mensaje tiene un contenido y ese contenido es necesario. Cuando nosotros pensamos en contenido, no solo lo hemos de atribuir a la esc...