Las ilusiones

 

Las ilusiones, el optimismo, no se han de perder nunca. Un beso, una sonrisa al despertare, ayudan a “enfrentarse” al nuevo día de forma positiva. Qué mejor que llegar al despacho y trasmitir ese estado de ánimo. 

Aunque en los tiempos que estamos viviendo, tengamos que llevar mascara por la proximidad de los compañeros o de las visitas, no dejes de hacer guiño, o prestar atención al volumen de la entonación. Aunque tengamos la mitad de la cara escondida bajo una mascarilla, no olvides que podemos seguir transmitiendo con una “nueva” naturalidad.



Comentarios

Entradas populares de este blog

La importancia de valorar y ser valorado

Movimiento del networking

¡Un adiós un tanto agridulce al 2020!