26 de septiembre de 2019

DEL SILLÓN AL AVIÓN: la conveniencia de los viajes de empresa


Es curioso cómo las cosas han cambiado. Antes, la mayoría de las personas aspiraba a estar sentada en un sillón confortable de un despacho en una planta 36 con vistas a toda la ciudad. Sin embargo, cada vez más gente decide abandonar este cómodo sueño y se emociona al imaginarse viajando por el mundo y descubriendo nuevos lugares y culturas.

Parece ser que hay un cambio de valores, en el que preferimos invertir en vivir y compartir experiencias a invertir en objetos caros que terminarán llenos de polvo en casa. Queremos ser libres,  ser cultos , ser felices.

Ahora bien, sólo un imprudente lo dejaría todo para viajar sin garantías. Muchos nos topamos con el problema de para financiar nuestros sueños debemos tener un trabajo fijo, y el trabajo en ocasiones nos limita poder viajar cuando tenemos vacaciones, y cuando justamente hay más aglomeraciones.

Por suerte, del mismo modo que cambian nuestras ambiciones, también cambian las empresas, el modo en el que operan y como valoran los recursos humanos.

Es por eso que para aquellos que consultan ofertas de viaje mientras llevan traje de camino la oficina, los viajes organizados por la empresa pueden ser sus pequeñas dosis de felicidad.

Un viaje puede satisfacer objetivos organizacionales y objetivos personales ya que, por un lado, pueden expandir el conocimiento del empresario mediante meetings, eventos, convenciones y exhibiciones y además, también pueden servir de incentivos para fomentar su motivación, productividad o sentimiento de pertenencia. Por otro,  los empresarios pueden descubrir una ciudad o país. Así pues, los viajes de empresa alienan el espíritu viajero del empleado con sus roles y expectativas como trabajador.

Como experta en turismo MICE recomiendo dejar en las manos de profesionales la organización de este tipo de viajes ya se deben tener en cuenta viaje, hospedaje, alimentación, actividades y transporte. En definitivas, los viajes de empresa son una herramienta que, bien diseñada fomenta el bienestar del empleado y la empresa.

Jacqueline C. Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario