2 de septiembre de 2019

DELEGAR: Cuando la mochila pesa menos se llega más lejos


Cuando eres líder de un equipo, empresa o cualquier tipo de organización, eres quién sabe, más que nadie, todo lo que se tiene qué hacer. En este momento, es cuando uno se carga a la espalda una mochila inmensa llamada “tareas pendientes” y empieza a subir la montaña, ya que le han dicho que, en la cima hallará el éxito.

Al principio crees que tú puedes con todo, pero a medida que vas subiendo te das cuenta qué o te desprendes de algo o tardarás mucho más o directamente nunca llegarás.
Está claro que para el bienestar de la empresa y de uno mismo, uno debe aprender a delegar y dar responsabilidades, funciones o poderes a otros miembros del equipo para que lo ejecuten por él. 

Pese a que nadie disfruta con el acceso de trabajo delegar no es un concepto innovador, ¿por qué no lo hacemos? El problema radica en la falta de confianza en los demás y uno mismo
.Por un lado, la falta de confianza con uno mismo se debe al miedo a volvernos imprescindibles. Es miedo a que la persona a la que le delegamos la tarea lo haga mejor que nosotros y perdamos la valía.

Por otro, nos falta confiar más en los demás y en su trabajo. Hay veces en las que uno no delega una tarea por que cree que sólo él es capaz de hacer las coses bien, y esto es una creencia limítate ya que se puede seguir distintos caminos para terminar en un mismo punto: en el de una tarea bien realizada. Debemos comprender que todas las personas somos diferentes y tenemos un “modus operandis” distinto, pero uno no es mejor que el otro cuando se alcanzan los resultados esperados.

A mí, personalmente siempre me había costado delegar, pero, con el tiempo, he visto que delegando ciertas funciones me puedo centrar más en la toma de decisiones y en la realización funciones directivas.  El equipo también se siente cómodo viendo que confío en ellos para llevar a cabo ciertas acciones.  Además, para mí también ha sido importante aprender a delegar ya que me permite entender cómo se sienten mis clientes cada vez que dejan en mis manos algo tan importante cómo su imagen corporativa.

Jacqueline C. Ruiz

No hay comentarios:

Publicar un comentario