12 de febrero de 2018

La realidad virtual, una apuesta inteligente


Las conferencias monótonas y los cócteles comunes sin un orden o persona que conecte a los asistentes ya no son una opción en el mundo de los eventos.

El cliente es exigente y cada vez más difícil de sorprender, nos pide vivencias y que le deslumbren con aquello que se le presenta. Un reto complicado, pero no imposible. Aquí es donde aparece en escena la realidad virtual, donde la maximización de la experiencia es su sello distintivo.

La tecnología avanza a grandes pasos y nos brinda experiencias mucho más interesantes, entretenidas e inolvidables para los usuarios. Quien nos iba a decir hace unos años que íbamos a ser capaces de mostrar realidades a través de unas gafas.

La realidad virtual es capaz de crear un ambiente, de tal manera que el participante puede moverse y realizar actividades simuladas sin necesidad de desplazarse.

Gracias a esto las empresas organizadoras de contenido y eventos como Manatís son capaces de guiar a través de diversidad de servicios; llega a mostrar productos, dar bienvenidas o demostrar el turismo a realizar.

Los usos de la VR son infinitas y han llegado al mundo de los eventos para quedarse. No obstante, hay mucha intrusión que demuestra la experiencia en la realización: influencia de visión, calidad de imagen y resultados en pantalla.

Los eventos que realizan este tipo de agencias de marketing promocional y relacional les permite ganar mayor impacto, captando con más eficacia el interés y despertando curiosidad por algo nuevo.

La realidad virtual ofrece un juego único y crea una influencia positiva respecto a lo que se le vende, dado que los visitantes participan de forma activa en el desarrollo del evento.

El objetivo de un evento es dejar huella en el visitante y la realidad virtual no deja a nadie indiferente. 

Jacqueline Ruiz. C



No hay comentarios:

Publicar un comentario