14 de diciembre de 2016

¿Tienes un minuto con forma?

¿Tienes un minuto con forma?

Un minuto es el tiempo máximo que tenemos para sorprender, llamar la atención o atraer a una persona para conseguir aquello que quieres. El elevator pitch es crear interés. Es conseguir captar la atención, que se interesen por tu proyecto y conseguir un café o una cita  para hablar de los detalles.


El nombre de elevator pitch viene dado por el paralelismo entre tu discurso para vender y el proceso de subida de un ascensor.
Es la doctrina donde se pone en evidencia que si entras en un ascensor y justo está una persona de interés para ti. Has de tener el tiempo suficiente que dura el trayecto hasta la última planta, para venderle tu proyecto o tu persona  y conseguir que lo compre.
Es una técnica que se ha formado a muchos directivos y comerciales de nuestro país para conseguir  captar la atención en tan solo un minuto.
No obstante, nadie hasta la fecha actual ha pensado la forma en como transmitirlo, una realidad que nos acerca aún más a nuestro objetivo y facilita la atención, es el llamado Elevator pitch Protocolario (EpP)
Por ello, he creído dar en varias formaciones ( la Caixa, Menorca, EAE...)  mi propia  metodología, un valor añadido en la técnica del elevator pich, representado por la forma.
No solo hemos de contar una historia cautivadora hacia el contrario. Hemos de tener en cuenta un dato significante en el mundo de la comunicación y es que al final lo que transmitimos está reflejado en nuestro lenguaje corporal, con el escalofriante dato de que representa el 93%, mientras que el mensaje que decimos solo representa el  7% de nuestra comunicación. Con dichas estadísticas queda muy claro el valor de dicha nueva metodología, no solo refuerza el mensaje corto, directo y futurista del Elevator pitch sino también la forma como lo transmitirlo


Jacqueline Ruiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario