15 de mayo de 2015

BOCANADA DE AIRE FRESCO

Todos conocemos el dicho de “la primavera, la sangre altera” y es realmente cierto en todos los sentidos.
Científicamente está demostrado. En esta época del año aumenta la luminosidad y la temperatura, se producen cambios en la presión atmosférica, floración y polinización, los cuales se traducen en desajustes en algunos neurotransmisores y hormonas.
Todos estos cambios claramente influyen en nuestro estado de ánimo y se requiere un proceso de adaptación que conlleva un impacto emocional que puede ser de índole positiva (euforia primaveral) o de índole negativa (astenia primaveral).
Pero no estamos para publicar ahora tecnicismos. Sino para reflejar que la primavera está llena de altibajos, llegan las alergias y los resfriados primaverales, y nosotros nos quitamos los pesados ropajes invernales y vamos a disfrutar de buenos momentos al aire libre.
Sin duda alguna primavera es sinónimo de cambio. y nosotros lo aplicamos constantemente en nuestras vidas, somos flexibles e intentamos serlo con nuestro entorno y con nuestros clientes, siempre que no perdamos el respeto y compromiso por los demás.
En sentido darwiniano diríamos que o te adaptas o mueres, y que quien no se renueva pierde un hilo que es muy difícil de volver a coger.

Nos sorprenderíamos todos si analizásemos la cantidad de veces que hacemos algo que ni siquiera imaginábamos.
Esa bocanada de aire fresco del cambio de la primavera


En definitiva en Manatís aceptamos el cambio.
La primavera nos viene como una bocanada de aire fresco llena de ilusión y de nuevos proyectos. Nos incrementa ese potencial de nuestras capacidades, que nos anima a seguir nuestro camino de comunicar.
Por eso te aconsejamos que no te pongas límites, no seas rígido/a y sigue adelante que lo mejor está por llegar.

¡FELIZ PRIMAVERA DE PARTE DEL EQUIPO MANATÍS!

Jacqueline Ruiz C.


12 de mayo de 2015

LOS RETOS Y SU CONSECUCIÓN


Hoy hemos querido dedicar este post al recuerdo de los fallecidos de la catástrofe en Nepal de hace tan solo unos días, dedicarlo a todos los familiares de esas más de 4.300 víctimas asoladas por el dolor y que ahora deben afrontar uno de los mayores retos de su vida, reconstruir su hogar, su ciudad, su familia y, sobre todo, sus corazones.
Una gran mayoría de habitantes del Nepal deben afrontar el gran reto de seguir adelante pese a la desgracia y el sufrimiento que están pasando. 

Nuestro más sentido pésame y nuestros ánimos más sinceros para todos ellos.

El reciente seísmo ha sorprendido especialmente a nuestro equipo ya que hace tan solo dos semanas nuestra directora, la Sra. Jacqueline Ruiz, junto con un grupo de amigos se encontraba en Nepal en una expedición por hacia el campamento base de SAMA.

Esta expedición fue todo un reto para ella y sus compañeros, puesto que cada día se disponían a realizar expediciones de 25 a 30 kilómetros diarios con desniveles y dificultades propias de los terrenos, por senderos desconocidos y poco frecuentados.

Un largo y sorprendente camino que como decía uno de los componentes del grupo “no hay vuelta atrás” duros caminos sin un final visible.

Parece que se esté contando el viaje que nunca recomendarías a un amigo, en la que has pasado penas, penumbras y deseas no volver jamás, pero no es así, si no que, para  Jacqueline Ruiz y para  todos sus compañeros ha sido uno de los viajes más gratificantes, satisfactorios y elogiables.


El hecho de soportar temperaturas adversas, el cansancio y comprobar que en la vida hay momentos que sientes que tu cuerpo y tu mente ya no pueden más, que estas en la recta final donde lo posible parece ser imposible. De repente se abre en uno mismo la esperanza a seguir y así fue como inesperadamente se hizo posible llegar a su fin.
No importa cuánto falte porque como dice el proverbio “no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo aguante”.

Pero estar rodeados de paisajes inigualables, parajes de cuento y saber que la fuerza y el deseo interior son el mayor apoyo para seguir adelante y lograr la cima, la mente y el cuerpo lo aguantan.

Ahora con este escrito nos gustaría ayudar a afrontar el reto al que se enfrentan ahora las familias de Nepal y toda persona que en un momento determinado vea que parece que no puede continuar.

Desde Manatis sabemos más que nunca lo difícil que es a veces superar los retos que   vamos encontrando en nuestro camino, por eso no pensamos en los que no tenemos sino en lo podemos conseguir:

Equilibrio menta y corporal y ganas de seguir

Seguir con proyectos e ideas y compartirlos con todas las personas que como nosotros se implican y superan los retos.

¿Cuál puede ser nuestro próximo reto?

Jacqueline Ruiz C.