2 de diciembre de 2014

No tener orejas no impide no poder escuchar

La diversidad de animales es infinita pero la peculiaridad de cada uno de ellos a veces es poco apreciada.

Qué mejor ejemplo de ello que la gran capacidad del manatí, un animal mamífero vegetariano, de forma más bien voluptuosa y cuyo movimiento es contrario a la vida actual, va lento y se acerca a cualquiera.


Es  un animal tímido e inofensivo al que le gusta nadar en compañía de su manada para jugar, comer o moverse de un lugar a otro.

Además se cree que la comunicación con ellos es fácil debido a que tienen la capacidad de recordar cosas a largo plazo como pocos animales son capaces de hacerlo.


Por ello, queremos brindarle un homenaje a su gran capacidad auditiva y sus grandes intenciones de acercarse a los demás y recordarse de las cosas, porque la comunicación sin dialogo y su respectiva escucha o preparación previa, no funciona. 
Como tampoco funciona una agencia que viva a expensas de logros creativos y no consiga incrementar las ventas, conocimientos, imagen y  notoriedad en sus clientes. 

¿Te gusta el animal?  ¿o prefieres la Agencia de Comunicación y Protocolo 

Jacqueline Ruiz C.

No hay comentarios:

Publicar un comentario