Compartir el trabajo de uno mismo


Compartir el trabajo de uno mismo siempre es motivo de satisfacción, y más cuando se hacen las cosas bien hechas. Es por eso que queremos compartir el nuestro con nuestros receptores y que estos lo compartan con nosotros.

Un trabajo bien hecho requiere de esfuerzo, concentración, creatividad y mucha dedicación, y después de tanta faena es gratificante poder mostrarlo al mundo. Por ello, queremos mostraros la creación de nuestro pequeño manatí:




Crear el pequeño símbolo de nuestra empresa no ha sido fácil, puesto que nadie antes había practicado el arte del origami.  Ha supuesto un reto para todo el equipo, pero el afán de superación, las ganas de empezar un nuevo proyecto juntos, poder compartir la experiencia y saber que todo esfuerzo tiene recompensa nos hizo intentarlo, equivocarnos y volverlo a intentar, y ya habéis visto el resultado, al final, toda historia tiene un final feliz.



¡Ahora es tu turno para aceptar el reto!


Jacqueline Ruiz C.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La importancia de valorar y ser valorado

Falta de compromiso y sus consecuencias

Bocanada de aire fresco